domingo, 8 de enero de 2017

Por qué lo haces

Por qué vestimos estas ropas gastadas,
con cicatrices  en vaqueros rasgados,
el interior de la chaqueta que solo conoce quien la porta y quien te desnuda,
a veces ocurre más con las palabras y las miradas,
cómplices de historias que nos recuerdan estos trajes.
Tiene algo que ver con ese jersey más o menos impecable,
que no aprisiona y que deja intuir la humilde camisa.
A veces siento que pierdo el hilo, ese jersey tenía algo que decir...
te hablaba de esas heridas más o menos superficiales,
signos inequívocos de haber batallado.
Y aún el cuerpo habla más que esas ropas,
signo inequívoco de seguir en la trama,
la historia mezcla de historias que se hilan, se mezclan  y se suceden,
igual como ocurre con los sueños,
queda un ligero sobresalto que se va mitigando,
se suceden las escenas...
en la armonía de la música, la pintura y la poesía, por nombrar algo.

sábado, 12 de noviembre de 2016

La historia es nuestra

Ahora te veo más en momentos de explosiones de energía,  recuerdos que fotografío mi retina,
el brillo de tus ojos fulgurantes inmersos en un pienso ergo sum  sin duda gestáltico,
aquí y ahora cavilas y das luz a historias como estratega especialista de la anti-rutina,

Aquí ahora yo encuentro mi centro a cierta distancia de la sociedad que me rodea,
eludiendo la incómoda interrupción de un mensaje instantáneo que se cuela sin ser importante,
antes otras mentes cavilaron incluso más sin ese mensaje flitrado y se sentaron después a opinar,
por las noches tal vez tomaríamos absenta todos juntos tan solo como lubricante social

Lubriquemos entre rayos de sol y recuerdos de nuestra naturaleza sacudida en el capital,
las ideas que brotan y fluyen entre nosotros y dan paso a lo que ahora devendría natural,
las piezas del engranaje se quieren soltar en tanto que se nombran en igualdad ser individual,
independientes y salvajes ya no son ruedas sino gatos negros que por la noche se juntan a cazar.

lunes, 31 de octubre de 2016

Prohibida playa

Por momentos pienso que vivo para coleccionar historias,
para tomar algo de aquellas y hacer lo que amo,
como quien se nutre del afuera y compone algo
Así como sé que no volveré a verte,
efímero deseo de una noche y una playa,
con mis ganas de vivir y de provocarte,
infusión altruista de mi sangre a tu sangre.
Ya no volveré a aquel teatro,
mientras el amor está distante...
Por momentos lo olvido y de la vida tomo parte,
(es imposible borrar lo profundo de esos ojos,
¿Recuerdas cuando me atravesaste?
  ...decía Cortázar que un rayo te parte...)
Una mano prohibida en mi seno,
como pudorosa y sorprendida,
recuerdo historias de antes.
El jardín se transforma en la playa,
donde el pasado se revela,
entre milenarios restos de animales,
el sexo no consumado pero sí tanteado,
allí entre miradas de guiris que observan sin ver nada
La naturaleza se revela así como cuando tus ojos me hablan

viernes, 21 de octubre de 2016

Soñaba ser casi inalienable

Desde la lucidez que brota en mi calma reencontrada,
donde me permito ser y moverme aunque sea sólo con la mente,
pues ya ves, el día fue largo y mañana nos volcaremos a las calles con coraje.
Tan viral y salvaje es el ser que necesita de su soledad para cultivarse, disfrutarse y del campo abierto que es el sueño del impetuoso ser que fueron incapaces de domesticar los otros "salvajes".

lunes, 12 de septiembre de 2016

Como un tatuaje para cuando marches / Alma-pájaro

Tres o cuatro pilares se alzan,
cierta cantidad de niebla los rodea,
los ojos bien abiertos y un buen par de zapatos,
A veces te recuerdo igual que también a veces observo esa niebla,
ya puede evaporarse el enamoramiento como ella,
se que me importan mis tres o cuatro pilares,
pero también sé que hallarte valió la pena.

En mi mente que acaso estuvo levemente enferma,
en ese feo momento de mi existencia, donde me asombré de que me encontraras bella,
aun así,  ¡maldita sea! pero valió la pena. 

viernes, 2 de septiembre de 2016

Esbozos imperfectos de futurum


Existe cierto consuelo en la soledad, un sentirse inalienable...Un sentimiento de gratitud hacia uno mismo, una fidelidad a la propia esencia.
Unas palabras sin elaborar del todo, mezcla de consciente y subsconciente, del remanso de lo que se descubre arqueológicamente en el encuentro con uno mismo. ¿Meditación?
Un boceto, un garabato, un dibujo arrugado que estiro para que resaltar que fue un recuerdo rescatado de algo que no por viejo está muerto.
Productos del insomnio y los cambios. De las ideas que se van gestando en mi cuarto, allí donde os pienso y me repienso entre lecturas de pensadores de otro tiempo.
Presente, pasado y futuro cimentado por las capas de más abajo.
Finalmente cierro tranquila un capítulo mientras brindo por el próximo parto de un poema o un grandioso garabato.

domingo, 17 de julio de 2016

Dejas de fumar y la cortina de humo se disipa, realidad de nosotros sin disfrazar, personajes de una noche y un nuevo amanecer. Aunque la verdad es que esa máscara era bonita pero tal vez antes el humo no me dejaba ver la hermosa faz con esa inocencia y esa luz que hicimos por ocultar, quizá sonaba a vulnerabilidad. Pero y lo bonito que fue quitarnos las máscaras y mirarnos a los ojos, despojarnos de todo artificio y sentirnos iguales, alucinados y divertidos inmersos en eso de nadar "en estado de flujo" en la maravilla que supone estar vivo y sin perder ese gusto por nuestra humana complejidad, ni por lo básico que nos tiñe en igualdad.