sábado, 23 de septiembre de 2017

Memorias de los días raros

Sabiduría de los desafortunados,
nunca me gustó que me desearan buena suerte,
y nunca es como decir siempre,
expresiones que invitan al absolutismo,
nada más lejos de los vaivenes o altibajos que tiene la vida
Ahora no estoy tan mal y ayer estuve mucho peor,
miramos atrás para ver lo que hemos andado,
voy soltando lastres por el camino,
es como ir deshojando margaritas pero más ecológico,
siempre y cuando los lastres sean biodegradables
Hay pensamientos biodegradables como "no veas lo que me importa lo que de mi pienses",
"mi mala suerte es MUY grande y es TERRIBLE y MUY injusto lo que ha sucedido",
mientras pensamos otros se despiden irremediablemente de la vida y mueren de cáncer o de sed,
no toleramos el malestar y somos como niños caprichosos,
y desde luego "no me pueden ver así de mal, con esta cara y tan tensa" porque seguramente el mundo implosione ante algo tan desagradable como puede ser una cara mustia...

No se puede esconder todo lo que no es bonito o agradable,
vemos el bultito bajo la alfombra si seguimos escondiendo mierda,
el pus debe salir para que la herida se limpie igual que las lágrimas se vierten afuera para que los demás las vean.

domingo, 27 de agosto de 2017

Catarsis imperiosa, por rebosamiento o natural

Si se piensa qué se necesita soltar,
cómo voy volcar "el yo interior hacia fuera",
la respuesta puede ser harto compleja,
también se perdería la emoción de la sorpresa,
quizá ni tú sabes ahora lo que sacarás de la chistera,
yo espero para con tu materia y la mía hacer esta mezcla,
todo se llena de colores y melodías nuevas,
pues nuestra realidad es un juego en el que no es válido tener todas las respuestas.

Un pañuelo blanco

Una luz, parpadeo, la idea pasa frente a mi como un relámpago,
le sucede la brisa fresca en la cara (ahora acaricia, no golpea),
había que soltar amarras y aprovechar el viento,
sin frialdad pues la vida no es eso,
por eso disfrutamos e hincamos el diente,
maravillosa fruta tropical del atlántico,
haces que se me olviden los "kleenex" que he gastado,
por mis enfermedades, menstruaciones, llantos y por el patriarcado.
***Ahora con un pañuelo blanco tejido con algodón del campo, me alejo, de vuelta al trabajo.***

lunes, 7 de agosto de 2017

Memorias o cánticos de juventud

Es verdad que mis entrañas se rebelan,
grandes emboladas de sangre son movidas por el corazón y las mariposas vuelan,
así se prepara el cuerpo para la lucha o el amor,
sin embargo para nada es vital el sentimiento, mi eterna admiración ,
pero sí es vital y es preciso que seres como tú existan para hacer de este mundo algo mejor,
y no sería imprescindible pero sí fue importante tu mano sobre mi mano cuando todo sucedió,
y tal vez parezca trivial ¿por qué iba a ser tan importante? lo cierto es que en todo el tiempo de amarte y no y de nuevo pensarte, fuiste inspiración, verdad inmisericorde,  la paz tras la guerra y el dulce rocío calmante tras el incendio de mis delirios, mi pasión.

domingo, 8 de enero de 2017

Por qué lo haces

Por qué vestimos estas ropas gastadas,
con cicatrices  en vaqueros rasgados,
el interior de la chaqueta que solo conoce quien la porta y quien te desnuda,
a veces ocurre más con las palabras y las miradas,
cómplices de historias que nos recuerdan estos trajes.
Tiene algo que ver con ese jersey más o menos impecable,
que no aprisiona y que deja intuir la humilde camisa.
A veces siento que pierdo el hilo, ese jersey tenía algo que decir...
te hablaba de esas heridas más o menos superficiales,
signos inequívocos de haber batallado.
Y aún el cuerpo habla más que esas ropas,
signo inequívoco de seguir en la trama,
la historia mezcla de historias que se hilan, se mezclan  y se suceden,
igual como ocurre con los sueños,
queda un ligero sobresalto que se va mitigando,
se suceden las escenas...
en la armonía de la música, la pintura y la poesía, por nombrar algo.

sábado, 12 de noviembre de 2016

La historia es nuestra

Ahora te veo más en momentos de explosiones de energía,  recuerdos que fotografío mi retina,
el brillo de tus ojos fulgurantes inmersos en un pienso ergo sum  sin duda gestáltico,
aquí y ahora cavilas y das luz a historias como estratega especialista de la anti-rutina,

Aquí ahora yo encuentro mi centro a cierta distancia de la sociedad que me rodea,
eludiendo la incómoda interrupción de un mensaje instantáneo que se cuela sin ser importante,
antes otras mentes cavilaron incluso más sin ese mensaje flitrado y se sentaron después a opinar,
por las noches tal vez tomaríamos absenta todos juntos tan solo como lubricante social

Lubriquemos entre rayos de sol y recuerdos de nuestra naturaleza sacudida en el capital,
las ideas que brotan y fluyen entre nosotros y dan paso a lo que ahora devendría natural,
las piezas del engranaje se quieren soltar en tanto que se nombran en igualdad ser individual,
independientes y salvajes ya no son ruedas sino gatos negros que por la noche se juntan a cazar.

lunes, 31 de octubre de 2016

Prohibida playa

Por momentos pienso que vivo para coleccionar historias,
para tomar algo de aquellas y hacer lo que amo,
como quien se nutre del afuera y compone algo
Así como sé que no volveré a verte,
efímero deseo de una noche y una playa,
con mis ganas de vivir y de provocarte,
infusión altruista de mi sangre a tu sangre.
Ya no volveré a aquel teatro,
mientras el amor está distante...
Por momentos lo olvido y de la vida tomo parte,
(es imposible borrar lo profundo de esos ojos,
¿Recuerdas cuando me atravesaste?
  ...decía Cortázar que un rayo te parte...)
Una mano prohibida en mi seno,
como pudorosa y sorprendida,
recuerdo historias de antes.
El jardín se transforma en la playa,
donde el pasado se revela,
entre milenarios restos de animales,
el sexo no consumado pero sí tanteado,
allí entre miradas de guiris que observan sin ver nada
La naturaleza se revela así como cuando tus ojos me hablan